domingo, 6 de abril de 2008

El infierno es mejor de lo que lo pintan

Desde que son pequeños, los cristianos alrededor de todo el mundo comienzan a escuchar ciertas palabritas. Dos de ellas son el "diablo" y el "infierno". Mi madre nunca me habló de tales cosas. Pero mi abuela, menos moderna al fin, un día vino donde mí y la cagó. Y ahí empezaron mis suplicios. El diablo, el infierno, la gente mala iba para allá! ¿Yo era malo? ¿Merecía tal castigo? Como no lo sabía, rezaba todas las noches antes de dormirme y le pedía perdón a Dios por ser un niño tan y tan malote. Me aterraba imaginar que al morir iría a ese lugar siniestro de sufrimiento.

Sobre lo del fuego me enteré luego. Y más tarde descubrí que durante la Edad Media algunos cristianos imaginaban el infierno como un lugar gélido, donde literalmente te cagabas de frío en la pinga de Belcebú. Algunos católicos incluso negaban que existiera el infierno, diciendo que era un símbolo de estar apartados de Dios. Pero recientemente el Papa ex-nazi Ratzinger volvió a reactivar la susodicha doctrinita: El infierno existe, y va en serio, eh!!

Pues bien, yo soy ateo, tengo el infierno ganado. Un día blasfemé contra el Espíritu Santo, cagándome en la madre que parió a la paloma. (Pecado que, según Cristo, no tiene perdón de Dios. Y me reitero en mi blasfemia...) Así que no me queda más remedio que acostumbrarme a la idea. Estoy condenado por la eternidad. Pero para no abrumarme demasiado —siguiendo la máxima de los libritos de auto-ayuda y psicología light que tanto están de moda— decidí "sacar algo positivo de una experiencia negativa." Sí, sí...Según esta cultura psico-light, cualquier putada que te ocurra puede servirte de algo. ¿Que unos cabroncillos del barrio agarraron a tu perro y le metieron un petardo en el culo, y ahora te toca cambiarle una bolsita llena de mierda al perro cada 12 horas pq el infeliz no puede cagar propiamente? No te ofusques, no te cabrees contra la vida. Esto te hará crecer en la compasión. ¿Que te violaron a tu hija? No pasa nada... alguna lección buena podrás sacar. Y así etc etc.... Asi que si estoy condenado al infierno, lo cual es muchísimo peor, ¿no podré acaso sacar algo "positivo" al asunto?

Pues la respuesta es sí. Y es que evaluando la historia me di cuenta, que el infierno debe ser el MEJOR lugar del universo para vivir! Imagínense llegar a un sitio y encontrarse a los gigantes Da Vinci y Miguel Angel (los cuales por soltar aceite en el trasero se ganaron la entrada al Érebo). Imagínense entrar y encontrarse con Nietzsche, Feuerbach, Hume, Voltaire!!! Y no queda ahí la cosa...Veamos, en el infierno se encuentran Platón, Aristóteles...y qué me dicen de GALILEO!! Carl Sagan, Rabelais el autor más cómico del mundo! Y si sigo, pues tengo que incluir a los grandes pensadores Buda, Confucio y Lao Tse!! Pero coño, ¡si es que el infierno es un Hall of Fame!!! ¿¿A quién no le gustaría ir??

Claro, también es verdad que habrá una pandilla de hijos de puta por ahí tambien. Stalin, Hitler, Mao, unos cuantos Papas. ¿Pero qué más da? ¿Acaso no se montan los corillos según la personalidad de cada quien? Digo, ahora mismo tengo vecinos con los cuales nunca me hablo! Asi que la proximidad no implica influencia, ni siquiera malos rollos. En el infierno cada quien juega al poker con quien le da la gana.

Pero bueno, haciendo balance, me parece que en el infierno habrán muchos más de los "buenos", que de los malos. Pues si contamos a todos los seres humanos que vivieron antes de Cristo, todos los hindúes, chinos, judíos, apaches, zulus, cavernícolas, etc, pues seguro que entre tantos millones habrán muchísimos buena gente. Habrá artistas, científicos, pensadores, que sencillamente fueron a parar ahí por no haber creído en lo que a alguien se le antojó. Por no haber repetido las palabritas del Abacadrabra Hocus-Pocus de la salvación cristiana: "Creo en tí, Jesús."

Total, amigos, que si lo pensamos, el infierno es un lugar muchísimo más entretenido para pasar la eternidad, que el aburrido Cielo con sus Papas, santos, mártires y sus sotanas, y un corillo de angelitos regordetes que cantan en círculo alabanzas eternas per secula seculorum al Altísimo. "Oh cuan grande eres, oh cuan poderoso eres, Señor Dios!! Aleluya in Excelsis Deo! Qué guapo, qué magnífico, qué mono! Si te sacaras la pinga, te la chupábamos en el acto, oh Señor, Amén de los Amenes!!!" Bahh!! Qué asco!!! Yo, me quedo con el infierno, con Belcebú y mi amigo Schopenhauer, refunfuñando, ligándome una que otra culona impía, y celebrando lo rico que se siente ser condenado por ser ante todo individuo, libre y pensante.

¡Que se joda el Cielo!

5 comentarios:

technogeek dijo...

Mano!! porfas, no me dejes solita en el cielo!!! como dirian por aca, "oh y ahora,quien podra ayudarme?"

Erik dijo...

"Oh cuan grande eres, oh cuan poderoso eres, Señor Dios!! Aleluya in Excelsis Deo! Qué guapo, qué magnífico, qué mono! Si te sacaras la pinga, te la chupábamos en el acto, oh Señor, Amén de los Amenes!!!"

Jajaja, me encanta tu blog xD

Erik dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Erik dijo...

"Oh cuan grande eres, oh cuan poderoso eres, Señor Dios!! Aleluya in Excelsis Deo! Qué guapo, qué magnífico, qué mono! Si te sacaras la pinga, te la chupábamos en el acto, oh Señor, Amén de los Amenes!!!"

Jajaja, me encanta tu blog xD

Y esto dijo...

Jajajajajajajajajjaajjajaja. Sabes me recuerdas a cierto libro que escribió Mark Twain. Él también pensó de manera similar solo que no de una manera tan hilarante como la tuya. XD