jueves, 17 de abril de 2008

El Michael Jackson y la negritud

Este post va dirigido a reivindicar la figura de Michael Jackson. Aunque no soy fan, ni siquiera tengo un disco suyo, reconozco que Jackson es uno de los más grandes artistas, cantantes, bailarines e intérpretes del pop que han existido en nuestra historia. Creo que en ese punto la mayoría está de acuerdo; hasta quienes lo odian. Con lo que no puedo estar de acuerdo es con gran parte del linchamiento mediático que ha sufrido desde mediados de los 80s para acá. A Jackson le ha pasado algo parecido a lo que a Isabel Pantoja en España. La prensa amarilla decidió cogerlos de “mango bajito”, y a palo limpio con ellos. Y bueno, hay que aceptar que el tipo hace cosas que no son muy comunes y corrientes que digamos. Lo de la pedofilia, de ser cierto, me parece lo más vil del mundo; aunque eso no le resta artísticamente. Pero pongamos eso a un lado.

El ataque al que me quiero referir en concreto es a ese de que Michael Jackson es un mal ser humano porque es un “mal negro”, que se avergüenza de su raza, que está loco con eso de aclararse la piel y ponerse “nariz de blanco” (aunque hasta la fecha estoy por saber qué es una nariz de blanco). Todo esto me parece de la más grande hipocresía posible. Hoy día, cuando sale una persona en la tele diciendo que se ha operado los pómulos o puesto silicón en los labios (miren a Walter Mercado, por favor…), nadie ataca los sentimientos o la buena voluntad de esa persona. Está bien visto que una persona no se sienta a gusto con alguna parte de su cuerpo y decida operarse. Incluso, podemos ver con admiración cómo algunos transexuales se cambian de sexo, y quien lo cuestione queda en ridículo.

Me pregunto, pues, si un transexual odia tener un saco entre las piernas y se lo quita, y no hay problema, ¿por qué está mal que alguien odie tener la piel oscura o facciones “africanas”? Hay mujeres super tetonas que se reducen sus senos y nadie anda diciendo que atentan contra la maternidad o la feminidad, ni nada. Si a un feo le da con operarse y ponerse la cara de Brad Pitt, no hay ningún problema. Si un blanco paga miles de dólares por broncearse en esas máquinas UV pa salir como un camarón asao prieto; … pues, no es que quiera dejar de ser blanco, o que se avergüence de su raza, sino que quiere estar a la moda. Pero si a un negro le da con querer parecerse a un blanco, ahhhh entonces ese es un racista, mal negro, que no se siente orgulloso de su raza, blah blah blah ¿¿¿Pero qué mierda es esa???

Recuerdo una vez que en un programa de Carmen Jovet, una persona del público se atrevió a cuestionarle a la cantante negra Ruth Fernández, el por qué se alisaba el pelo; insinuando que lo normal es que las negras lleven el afro estilo 70s por dictado de la naturaleza. Ruth contestó que lo hacía, no para hacerse blanca, sino para estar a la moda. Y todos contentos. Ya superamos esa etapa, y espero que la persona que le cuestionó haya superado su complejo de negra. (Ese es otro tema.)

Pues bien, Michael Jackson hace muy bien en usar sus millones pa lo que sus pelotas le dicten. Los que lo acusan por ello SON los verdaderamente racistas, (osea, la prensa amarilla americana dominada por blancos, que lamentablemente aun les encanta hacer leña de cuanto negro puedan.) Seres perversos que toman el caso de Michael Jackson como la “prueba” definitiva de que los blancos son superiores: “Mírenlo ahí, el pobre mono que quiere ser blanco…” Y detrás de todo esto, lo que se esconde es el miedo atávico a lo diferente. El miedo a que las minorías puedan coger parte de nuestro bizcocho. Si Michael Jackson ya superó las barreras que los negros se supone que no pasaran, se llenó de más millones que la mayoría de los blancos rubios americanos juntos; uff ahora sólo falta que al parecerse a los blanquitos demuestre más plenamente aun su superioridad. Entonces, hay que decir que Michael Jackson no se blanquea por gusto, como Ruth Fernández se estira el pelo, sino por degenerado, por loco, por…malo. (Truenos y centellas.)

Michael Jackson podrá estar medio loco (no lo dudo al ver su biografía, con ese padre hijoeputa que tuvo), sin embargo tiene el derecho a querer parecerse a quien le salga de los cojones, y pintarse la cara de verde si le place. Pero en este mundo, el canon de belleza gira mayormente en torno al blanco alto de ojos claros, es lógico que haya gente que quiera acercarse más a tal paradigma. Raro sería que Jackson se operara para parecerse a un nativo de las islas Fiji. Las mujeres tienden a querer parecerse a las Barbies, y no hay que ver más que un desfile de pasarela para darse cuenta. Criticamos esas chicas, señalamos su anorexia, pero nadie pone en duda su calidad humana. Nadie dice por ahí que son malas mujeres, sino víctimas del sistema. Y eso es lo que en parte ha sido Michael Jackson; una persona que rompió las reglas del sistema, como pocos negros habían logrado antes en EEUU, pero que cuando quiso ir más allá, actuando directamente contra los esquemas raciales de la sociedad americana, sufrió las consecuencias. Y los mismos que compraban Thriller y se meaban de gusto viendo esa joya de Billie Jean, se convirtieron de la noche a la mañana en sus inquisidores. Porque en el sistema pueden haber gordos que rebajan, feos que se hacen bellos, hombres que se hacen mujeres, pobres que se hacen ricos… pero que un negro se haga blanco, ¡uy, por Diosssssss!

Estaría bien ver cuán blanco es el culo de esos que tiran la piedra…

3 comentarios:

Erik dijo...

Pues si, me molesta mucho cuando alguien dice querer ser mas blanco y todos le tachan de racista, pero ponerse tostadisimo en el spa es correcto.

Entonces los racistas son mas bien ellos que ponen a la raza blanca como superior jaja.

Anónimo dijo...

bueno yo creo q a lo q siempre se dijo michael jackson sufria de una enfermedad a la piel por eso lo lleno a tomar esa decicion de canmbiar de color no se no creo q sea un mal tipo y ademas porq no opinan de esos malditos politicos q matan jente y ahun siguen apollandolos eso es una mala persona

eva maría dijo...

Ante este tipo de acontecimientos, cuando vemos que la prensa se ceba con artistas manchando su imagen para ganar dinero, la sociedad entera debía de movilizarse, como en otras muchas situaciones. Somos esclavos de los medios, nos tienen paralizados y nos creemos todo lo que nos echan por la tv o nos venden en las revistas.
Pienso que has acertado, en realidad los racistas son aquellos que piensas que está mal que un negro con pasta se quiera cambiar a blanco, y simplemente por el hecho de que físicamente es diferente se le aparta y se le trata de loco. Por favor, que estamos en el siglo XXI ya...Que gente más retrógrada...