viernes, 17 de agosto de 2007

Científicos en fantasilandia

Aprovechando mis vacaciones de verano los otros días me compré un libro para leer en la playa. Escogí uno que se llama The Artful Universe: The Cosmic Source of Human Creativity, (El universo lleno de arte: la fuente cósmica de la creatividad humana) del astrofísico John Barrow. Siempre me ha gustado leer sobre la relación entre ciencia y arte, y con un título así pensé que sería una buena elección.

El libro es muy interesante. He aprendido mucho con él. Pero en mi opinión presenta un problema que ya llevo detectando desde hace bastante tiempo. Hay veces en que cuando un mega científico comienza a hablar, no te das cuenta en qué momento termina la ciencia y cuándo comienza Star Trek.

En mis artículos pasados he defendido a capa y espada el método científico. Pero tengo que admitir que en ocasiones a algunos científicos se les va la mano con sus especulaciones. En un momento estás leyendo sobre estrellas y supernovas, y sin que te des cuenta te clavan con los "multiversos", las 7mas dimensiones, los "worm holes", y toda una serie de hipótesis, que en verdad suenan más a ciencia ficción que a ciencia.

Parece que a mayor prestigio tiene un científico más le toleramos que se le vuele la imaginación y comience a contarnos asuntos como "es posible que haya más de un universo", la "teletransportación", o "estadísticamente es muy probable que haya vida en otros planetas". Miren este ejemplo sacado de www.atlasoftheuniverse.com/espanol

“Hay un concepto común sobre el Big Bang, que fue una gran explosión que ocurrió en un lugar vacío de espacio y la explosión se expandió por el espacio vacío. Esto esta errado.

Espacio y tiempo fueron creados en el Big Bang. Al principio del universo el espacio estaba completamente lleno de materia. La materia era originalmente muy caliente y muy densa y luego se expandió y enfrió para eventualmente producir las estrellas y galaxias que vemos en el universo actual.”

Siento que a veces para creernos estas cosas hace falta cierto tipo de fe. Parecida a la que los judíos y cristianos nos piden para creernos los mitos del Génesis. Sabemos que en la ciencia no cuenta la fe sino las evidencias. Pero en la práctica pienso que todo el mundo tiene con la ciencia un comportamiento que podría parecerse a la fe.

Por ejemplo, cuando de niños estudiamos en las clases de ciencia, aceptamos todo porque nos lo dicen los libros y figuras de autoridad. Lo mismo que la fe y el catecismo. La diferencia es que en la fe nada se cuestiona, y en la ciencia, si queremos, tenemos los medios para verificar que esa información es correcta o no. Sin embargo, eso no quita que aceptemos constantemente información científica sin verificar su veracidad. En la práctica las personas, en general, asumimos que los científicos no mienten. O más bien, que lo que nos dicen es lo más cercano a la verdad. Hay que reconocer que las ciencias tienen buena reputación, no tanto porque la gente se dedique a verificarlas, sino porque en la práctica, en la tecnología, han demostrado funcionar. Mientras un carro funciona bien, o más que bien, nadie se molesta en mirarle el motor. Así mismo la gente no se preocupa por comprobar la validez de las verdades científicas.

Cuando hablamos de verdades científicas, no nos referimos a verdades inmutables escritas en piedra, sino a las descripciones que los científicos ofrecen sobre el mundo. Dado que el conocimiento científico es acumulativo, es de esperar que esas descripciones sean revisadas y cambien. Pero para poder revisar nuestro conocimiento del universo hacen falta evidencias muy sólidas que puedan convertirse en nuevos conocimientos científicos. Y es en este punto donde el genio de algunos científicos se les confunde con el alma de poeta. Y empiezan a inventar. No veo nada malo en inventar posibles explicaciones para el mundo. Pero hay veces en que esas ideas parecen surgir más de la imaginación y el wishful thinking que de las evidencias.

El fenecido Carl Sagan, una persona a quien admiro, no pudo resistirse a las tentaciones de creer que era buena idea intentar contactar con vida extraterrestre, y apoyaba el programa SETI. Sagan, autor de Contact, pensaba que si contactábamos con una civilización capaz de contestarnos y visitarnos, quiere decir que es porque tienen una super tecnólogía. Y si tienen esa super tecnología, quiere decir que han evolucionado lo suficiente sin haberse matado entre sí, así que seguramente serán benévolos y beneficiosos para la humanidad. Esto a mí me suena a una pseudoreligión que coloca nuestras esperanzas en una salvación trascendente, en este caso, extraterrestre. Así que abramos el corazón, y a mandar millones de dólares a SETI, sus radares, y los bolsillos de unos cuantos astrónomos aburridos!!! (Y del plan de salud universal, o la educación universitaria accesible a los pobres, mejor ni hablemos...que los extraterrestres oigan nuestras plegarias y SOS es más importantes.)

Esto para mi resulta totalmente ridículo. Un insulto a nuestra inteligencia. Sagan parte de la idea de la "posibilidad" de que exista vida en otros planetas, algo plausible, pero un minuto más tarde ya nos lo mete mongo hablándonos de que si ETs pacíficos y con tecnologías maravillosas. Hello!!!! Esto un ejemplo claro de pseudo ciencia o poesía. Y nos sorprende que tal cosa provenga de la misma mente escéptica que produjo el clásico Demon Haunted World. Una pena que no le pueda decir "Live long and prosper, Carl."

Otro científico genial, que a veces parece escribir libretos para George Lucas es Stephen Hawking. El hombre habla sobre asuntos como el Big Bang y la forma del universo, de manera que a veces parecería que el tipo estuvo allí mismito. Cada vez que lo oigo no puedo evitar gritar ¡¡¡QUÉ CARAJO SABES TÚ!!! Gente, este tipo cree tener autoridad sobre asuntos que ocurrieron hace tantos millones de años que no caben los ceros aquí. Asuntos que los mismos astrofísicos dicen que son sumamente difíciles de explicar, puesto que las temperaturas del universo en aquel entonces fueron tan elevadas que gran parte de las evidencias de esos procesos cósmicos se borraron por siempre. (Eso dice Barrow en el libro que estoy leyendo.)

Hace unos años Hawking tuvo el atrevimiento de decir que podía explicar el origen del universo en una cáscara de nuez. (Universe In A Nutshell) En un capítulo, Hawking incluso hace una intentona de predecir el futuro de la humanidad. Y luego nos cabreamos cuando los creacionistas cristianos, como Dr. Dino, atacan a los científicos por crear mitos dignos de fe.

En 2004, Hawking presentó una nueva teoría sobre los hoyos negros que contradice gran parte de lo que venía diciéndonos de ellos por años. Hawking sigue siendo uno de los científicos más célebres del planeta. Pero hasta la fecha la comunidad científica no está segura siquiera de que los hoyos negros existen, ni siquiera que el Big Bang sea un hecho. Por el momento todo es especulación, teoría y modelos matemáticos. Con esto último no hay ningún problema. La ciencia es todo eso, pero en el momento en que las matemáticas se mezclan con la poesía, ya la cagamos. ¿Pero quién se atreve a ponerle frenos a la imaginación de un genio como ése?

Creo que a Hawking lo que le hace falta es irse unos cuantos días de vacaciones como yo, y en vez de pensar en tantos hoyos negros, relajar unos días su imaginación entre unos cuantos culos tostados en una playita del Caribe.

3 comentarios:

craconia dijo...

La idea de Sagan de que los aliens vengan con un mensaje de "Peace & Love" no la considero wishful thinking del todo. La idea va asi...

Si llegara vida inteligente al planeta tierra es porque han de ser más avanzados tecnológicamente sin dudas...por lo que es muy probable que hayan trabajado con energía nuclear. Por qué? pues porque el universo está lleno de estrellas! Y estas son una fuente de inspiración para desarrollar esta tecnología. El sol es un reactor nuclear gigantesco basicamente.

Una civilización que haya superado la manipulación de la energía nuclear (y no se volaron en cantos entre ellos) es porque hay una alta probabilidad de que hayan alcanzado cierta "madurez cósmica".

Claro, esto es pura especulación pero en marcado en premisas razonables.

Por otro lado, estoy de acuerdo que a muchos se le van la mano especulando...Sólo búscate en Google: string theory y verás !

Gongora843 dijo...

Concuerdo contigo en muchas cosas, pero los científicos continúan utilizando el método científico. Los black holes ya han sido detectados por cientos con el telescopio Hubble. Y muchas de las cosas de la teoría cuántica que nos parecen increíbles también han sido demostradas. Por ejemplo, desde 1997 ya se ha logrado teletransportar partículas (fotones) [Ver "Parallel Worlds" de Michio Kaku, pag. 177] Así por el estilo, muchos experimentos se llevan a cabo y son exitosos SOLAMENTE si se utilizan esas teorías que nos parecen locas. Así que no es tan "wishful thinking" ni tan acto de fe como piensas. Estamos hablando de las fronteras del conocimiento. Sigue leyendo que sé que eventualmente lo entenderás... o por lo menos no lo verás tan irreal como parece.

En verdad resulta bien dificil creer muchas de esas propocisiones, pero mientras se obtengan resultados con ellas, me resulta más fácil creerlas que en los animales parlantes de la Biblia, o los milagros sin evidencia de antes y de ahora.

Picazzo dijo...

Gongora, gracias por la aportación.

Como habrás notado, mi preocupación va dirigida a la forma en que algunos científicos presentan sus modelos hipotéticos o teóricos. Hablan a veces con una autoridad que nadie les ha dado. "Esto ES así, blah blah" cuando aun se está al nivel de la hipótesis, me parece un error que debería evitarse, especialmente cuando los científicos buscan diferenciarse de los religiosos, y contrastar el método científico con la fe.

Todo el mundo, incluyendo científicos, tiene derecho a pensar lo que le de la gana, pero cuando, por ejemplo, el "wishful thinking", envuelve el dinero del pueblo, para construir no sé que radar intergaláctico con el propósito de contactar ETs, pues no tengo más remedio que preocuparme y sentirme disgustado. Me parece que hay muchísimos campos de investigación con más potencial que no reciben un solo centavo, porque no causan controversia o porque no cuentan con un sistema de propaganda como el que llevaba Carl Sagan para SETI (Recordemos la serie Cosmos...)