martes, 12 de junio de 2007

Apología por el verdadero AntiCristo


Ok, antes de que piensen que esto es un blog satánico, dejenme explicar de qué va esto.

Hace unos añitos Nietzsche descubrió que el mayor logro del cristianismo, a nivel moral, había sido una "transvaloración" de los valores. Si leemos los escritos homéricos, nos damos cuenta que antes los valores máximos eran la valentía, el poder, la inteligencia. Los que poseían estas cualidades resaltaban como héroes. Eran modelos a imitar. Incluyendo también los aspectos oscuros que esto conllevaba, como la crueldad (Aquiles arrastrando el cadaver de Paris alrededor de Troya frente a su padre). En resumen, la moral se establecía en base al valor de los fuertes. Con el cristianismo llegó una inversión; aquellos que antes eran llamados "héroes" pasaron a ser simplemente "hijos de puta". Las cualidades de los débiles, es decir, la humildad, la pobreza, la compasión, (y el "ay bendito" boricua) se convirtieron en el nuevo paradigma (a nivel doctrinal, pq en la práctica la curia se lo pasó por el culo. La cristiandad se convirtió en el primer reino terrestre que exaltaba la mediocridad (física y de carácter) como valores espirituales. Convirtieron en un héroe a alguien que se dejó machucar y aplastar "a pesar que pudo haber les pateado el culo a los romanos". (Yeah rite!)

Este choque de valores, fuertes vs débiles, está simbolizado en las figuras de Lucifer y Cristo. Hoy hablaremos del primero. Lucifer es el personaje más difamado de la historia. De ser uno de los más grandes ángeles, fue convertido en el Satán cuernú que todos conocemos. Pero esto fue un asunto de mala prensa judeocristiana.

Lo que quiero exponer es que los valores originales que Lucifer representaba, no son los del lado de los "malos". Sino todo lo contrario. Si lo llevaramos a Hollywood, Lucifer sería James Bond o Batman, no el Guasón! Lucifer es el héroe que se resiste a seguir las órdenes de una divinidad arrogante y caprichosa. Lucifer es el individuo inteligente, que razona, y se da cuenta que algo está fallando en el sistema. Lucifer duda, se cuestiona. Su única pregunta es "¿Por qué debo alabarte a Ti?" Lucifer no quiere formar un follón, ni faltar el respeto. Sólo quiere una respuesta. Una mísera respuesta. Pero Dios sólo responde "Porque me sale de los cojones!"

Lucifer ve ofendida su inteligencia. Y se da a la tarea de que el resto de los ángeles se de cuenta de que algo "huele mal" en todo este rollo. Lucifer habla, no grita, sino que CONVENCE (como Luis A. Ferré). Antes de la "caída", Lucifer expone sus preocupaciones, intenta razonar con los ángeles. Y muchos de éstos observan que tiene la razón, a tal grado que un tercio de los ángeles lo apoyan! (Quizá muchos otros no lo apoyaron por cagaos, pero eso es una hipótesis aun no corroborada.) En ningún momento aparece la violencia. Hasta que...

Hasta que Dios lanza la primera piedra! Y ahí aparce el primer fanático de la historia cósmica: El Arcángel Miguel, quien intenta expulsar del paraíso a Lucifer y a sus secuaces. Lucifer se ve obligado a resistir y responder bélicamente. Pero Miguel vence pq tiene más gente.

Así triunfa la irracionalidad y el fanatismo. Es la muerte de la razón. Lucifer es transformado en un demonio desfigurado y lanzado a la tierra junto a su ejército. Y este fue el peor error de Dios. Pues por aquel entonces Dios llevaba a cabo un experimento genético, clonando autómatas de costillas, y otras aberraciones. Los autómatas vivían en un paraíso, sin problemas. Pero la causa de esa aparente falta de problemas era su ignorancia. Dios les había dicho que no tomaran del fruto de la CIENCIA del bien y el mal. En realidad el ser humano tenía un problema bien gordo: el conocimiento era prohibido.

Entonces, Lucifer, transformado por Dios en el ser más vil (otra manera de arruinar su reputación), se apareció ante Adán y Eva, y sólo les pidió una cosa "CONOZCAN!" Y he ahí el nacimiento de la primera duda humana, y la ira divina, pues los autómatas se le habían transformado en humanos.

El resto de la historia la sabemos. (Léanse Paraíso Perdido de Milton, para el resto del chisme.)

Lucifer no sólo aparece en el judeocristianismo. También existe en la mitología griega en la figura de Prometeo. Prometeo le dio el fuego (ciencia) a los hombres, les alumbró el intelecto, y en cambio los dioses lo condenaron a ser encadenado en el monte Cáucaso a sufrir eternamente, (igual que Miguel arrojó a Lucifer al abismo sin fondo).

Entonces llegó Hércules, el ser humano nietzscheano que encarna los valores del poder, la inteligencia y la fuerza, y libera a Prometeo. Triunfó la razón, sobre la crueldad irracional de los dioses. Y Prometeo recupera su reputación (y su hígado). Hoy día todos queremos a Prometeo! Le dedicamos murales (Ver el de Tamayo en la bibioteca de la UPR), obras de teatro, escritos filosóficos. Y yo pregunto: Quién hace hoy apología por el pobre Lucifer?

5 comentarios:

Roy Batty dijo...

excelente! lo disfrute mucho.

no se por que, pero este relato me recordo mucho a hugo chavez en contra de la propaganda fanatica conservadora.

Picazzo dijo...

Hoy día el modelo buenos vs malos se queda corto para explicar casos tan complejos como Chavez. Chavez tiene mucho de Lucifer, ha puesto el dedo en la llaga de Mr. Diablo. Pero el hecho de que Chavez recurra a esta retórica medieval, lo convierte en un oscurantista a la vez. Por eso digo, que de blanco y negro, nada. Todo es gris.

Selfruled Society dijo...

Jajaja! Simplemente genial, te felicito. Me gustaría postearlo en otro lado con su debido crédito por supuesto. Dejame saber que te parece.

Saludos.

Picazzo dijo...

Sí claro que puedes postearlo!

Y cuidao con esas montañas rusas! jaja

marduk1 dijo...

Me gusto el relato. Y me gusta Lucifer.